Yo s├│lo vine a comer maki y tempura: Casa Osaka II, restaurante japon├ęs y espa├▒ol en el madrile├▒o barrio de El Pilar

Tempura de langostino

Direcci├│n: Calle L├│pez Aguado 16
Precio: 15-20 euros
Web: www.casaosakall.es

Gatitos de la suerte saludando encima de la barra del bar, farolillos rojos colgados del techo, el cuadro del Rey Felipe VI de Espa├▒a a la izquierda, y a la derecha los cuadros de la d├ęcima y und├ęcima copa de Europa… Unos chicos bebiendo cerveza y viendo un encuentro de f├║tbol entre el ├ütletico de Madrid y el Real Madrid en la tele. Estoy en la puerta de Casa Osaka II, el restaurante que me hab├şan recomendado visitar “├ëste japon├ęs te va a gustar”, me dijeron.

Tras pasar la marabunta de los hinchas, y as├ş casi sin avisar como tormenta en abril, aparece Jap├│n y la camarera de rasgos asi├íticos con un espa├▒ol mejor del que yo hablo, y me lleva hasta un “tatami” -habitaciones de comedor privadas- decoradas con biombos japoneses, plantas de parras con uvas de pl├ístico colgando en el techo, un cuadro de una geisha, l├ímparas bonitas de luz tenue y de fondo m├║sica oriental de relajaci├│n para entrar a escena.

Me hace gracia todo este recorrido lleno de saltos como las carreras de atletismo, pero es que cuando pienso que ya lo he visto todo, viene la camarera con una tapa de aceitunas y pepinillos, typical spanish, para la espera. Abro la carta que considero es el s├şmbolo del concepto del restaurante en su m├íxima expresi├│n, y despu├ęs de haber estado en China y Espa├▒a, por fin, empieza el viaje por Jap├│n: sopa de miso, pato a la naranja -kamo mikan-, pinchitos de setas -shiitake kushiyaki-, sashimis. Sigo pasando varias p├íginas de la carta hasta casi al final de ella, los minimalistas platos japoneses crecen por los m├ís conocidos y contundentes chulet├│n de buey, tortilla de bacalao, rueda de ib├ęrico o el entrecot de ceb├│n. Y regreso, nuevamente a Espa├▒a y cuando digo que regreso es que regreso porque de pronto se acaba el disco de la relajante m├║sica oriental, ┬ípor una jotas!

Sobre la mesa, tempura de langostinos caliente y crujiente, arroz frito con verduras y gambas -ebi yakimeshi-, empanaditas de carne y verduras -los gyozas- cocidas al vapor con salsa, y los makis, de aguacate y langostino. Buena relación precio-calidad. En cuanto a los postres, básicamente son helados de fábrica, nada que decir.

Sushis de aguacate y langostino

Me entran dudas en la carta de vinos co├▒ac, whisky, gin tonic, an├şs, sake, vinos blancos y rosados, y… ┬┐vino japon├ęs? Se lo pregunto a la camarera que solo contesta que es un licor. Gracias, me queda claro que me lo pedir├ę para la siguiente ocasi├│n. Y en la carta de bebidas calientes, pregunto “┬┐qu├ę es el t├ę japon├ęs?” y me responde como lo suele hacer, “es una hierba”, as├ş sin m├ís. El tecito japon├ęs resulta ser hojas naturales posadas en el fondo de un vaso de cristal que sienta bien. Una cena de 15 euros por persona, y de despedida unos chupitos de sake y pachar├ín. Y yo s├│lo vine a comer maki y tempura, y eso hice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *